23 de diciembre: la ‘Noche de los Rábanos’ de Oaxaca, México

Cada 23 de diciembre en Oaxaca, México, la ciudad se echa a la calle y llegan turistas de aquí y de allá para la ‘Noche de los Rábanos’, una tradición curiosa, divertida, llamativa que tiene su origen en el mercado de la vigilia navideña y en los frailes (sobre todo dominicos), que enseñaron a los habitantes de estas tierras (indígenas zapotecos y mixtecos) cómo cultivar flores y hortalizas oriundas y, también, traídas de Europa.

noche de los rabanos1

En Simboliza (www.simboliza.org) la ceremonia ‘Solsticios y Equinoccios’ celebra este tiempo del calendario: el paso a una nueva estación y el momento de mirar hacia los deseos futuros poniendo toda la fuerza de la intención.

Cada 23 de diciembre, pues, los alrededores del zoco de Oaxaca se llenan de decorativas piezas realizadas con rábanos y, también, con la llamada Flor Inmortal (flor de la región que se deshidrata por un procedimiento natural) y el Totomoxtle (la cáscara u hoja que cubre el elote). Las imágenes que recrean los hortelanos y floricultores de la zona hacen referencia a la Navidad. Muchos de los rábanos que se emplean en la muestra llegan a medir 50 centímetros y pesan tres kilos.

noche de los rabanos2

La fiesta está marcada por el color y la creatividad. La noche se disfruta plenamente, de puesto en puesto. Habilidad, imaginación y tiempo empleado por los artesanos que se saborea con alegría y detenidamente por los visitantes, curiosos y turistas.

Adentrarse en los secretos de los rábanos es entender un poco mejor esta singular celebración navideña mexicana. El rábano, muy común en Egipto, era la dieta obligada de los constructores de las pirámides, ¿por qué? Pues porque comiendo rábanos no enfermaban y tenían mucha más fortaleza. Los últimos estudios sobre esta hortaliza señalan sus propiedades anti-cancerígenas. El rábano tiene muchísima vitamina C y ayuda a cicatrizar la piel en caso de quemaduras o congelaciones. En Oaxaca, por tanto, comienzan el invierno dotándose de decorativa… fortaleza.

noche de los rabanos3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *