Ceremonia de Solsticio de Verano

A lo largo de los siglos, uno de los ritos y celebraciones que más se repiten en son los Solsticios y Equinoccios.

Relacionados con los fenómenos astronómicos y astrológicos los solsticios interrelacionan lo terrenal con lo universal, lo humano con lo divino. También relacionan las estaciones del año (invierno, primavera, verano, otoño) con las etapas en la vida de cualquier persona (infancia, adolescencia, madurez, vejez), con lo que solsticios y equinoccios serían de alguna forma, las puertas de entrada a esas etapas. Durante un solsticio, la declinación del sol se mantiene durante varios días inmóvil. Por esto, en latín solsticio significa “sol quieto”.

En este evento se celebra la noche más corta y el día más largo del año, así como se festeja la fertilidad, la abundancia y la prosperidad en todos los aspectos de nuestra vida y en la vida del planeta.

Solsticio_Preview_145

El Solsticio de verano es un símbolo de la plenitud de la tierra como sustentadora. En nuestra cultura, el Solsticio de Verano, se ha celebrado, especialmente en los pueblos del Mediterráneo, la fiesta de San Juan como fecha de celebración dionisíaca (de culto a Dionisos, el Baco romano, Dios asociado al placer, al vino…) y relacionado también con dejar atrás (o “quemar”) lo que ya no sirve.

En esta ceremonia civil o laica del Solsticio de Verano estarán representados los 5 elementos. El elemento Tierra representará la parte física del ser humano, así como los instintos. El elemento Fuego la voluntad, la decisión, el impulso. El Agua simbolizará las emociones en los seres vivos. El Aire, por su parte, significará nuestro aspecto más creativo, el intelecto, la mente y el pensamiento. Estos cuatro elementos, junto al Éter serán el ser de la ceremonia, todo el rito girará  alrededor de estos.

 

Para información acerca de las ceremonias de Equinoccio y Solsticio pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *