El poderoso ciclo femenino de la fertilidad

La fertilidad femenina cuaja en la menstruación cada mes, el momento de la Diosa-Madre o de la Tierra-Madre como los cultos de la Antigüedad reverenciaban.

mujer madre tierra

La sangre del ciclo femenino es una sangre extremadamente oxigenada y pura, de limpieza y poder. Los ritos antiguos sellaban con ella compromisos y pactos respetables y alejaban en virtud de su fuerza las energías negativas.

La ceremonia ‘Cíclica’ de Simboliza (www.simboliza.org) celebra con júbilo la transformación de la niña en mujer y el desarrollo de su sexualidad y de su capacidad para engendrar vida.

mujer y vida

En algunas culturas, cuando una mujer estaba en su ciclo menstrual marcaba la puerta de su hogar con esa sangre; nadie se atrevía a tocar esa puerta, ni siquiera los propios habitantes de la casa. Ahí, creían, estaba la energía de la Diosa manifestada.

Pueblos indígenas reconocen el poder intuitivo de la mujer durante estos días y lo relacionan con la magia (desde luego, con los ciclos de la naturaleza, los ciclos lunares más concretamente). Señalan en su tradición y sabiduría que si la mujer está consciente y en su centro de equilibrio en este periodo del mes, puede lograr cambios sanadores en su vida. Las culturas indígenas subrayan que una “puerta dimensional” se abre en la menstruación, enlazando poderosamente con las capacidades de Sanación y Videncia femeninas, entroncando directamente con el lado más profundo y espiritual de la mujer.

mujer espiritual

Compartir con el hombre estos días, a través de una relación sexual de pareja (como apuntan los cultos más antiguos) es dar y recibir esa energía multiplicada, rozar la sabiduría, sintonizar con vibraciones altas. Algunas culturas consideran que el hombre, de este modo, puede acceder a la total identidad de la mujer, conocerla plena y profundamente a través de la dimensión que se abre en este periodo. Un tiempo de honda y femenina conexión con la Tierra y profunda y magnética espiritualidad.

menstruacion y sexo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *