Mayo: primavera de comuniones y enraizamientos

Mayo es el mes de la primavera por excelencia. Un mes lleno de celebraciones relacionadas con la vida y la alegría, con el florecer. Mes idóneo, por tanto, para dar la bienvenida a los niños en una edad un poco más ‘adulta’; reconocer que están preparados para entrar en sociedad. Es lo que festeja la ceremonia ‘Enraizamiento’ de Simboliza: una alternativa laica a las comuniones, que tienen en mayo su mes.

niños en el campo

Y relacionado con ese ‘Enraizamiento’, ese “echar raíces”, es muy curioso que en Francia existiese una tradición para establecer un “árbol de mayo” en honor a alguien. En el condado de Niza, muchachos y muchachas bailaban y tocaban ‘rondas’ alrededor de este “árbol de mayo”. En Simboliza, el elemento Tierra es fundamental en su fiesta alternativa a la comunión tradicional: el asentamiento del niño en el mundo adulto; un niño que va tomando poco a poco decisiones y definiendo su espacio en la familia y en sus diferentes núcleos vitales.

niños en el campo1

Si nos vamos a la tradición budista, en el plenilunio de mayo se celebra el Vesak, la fiesta más destacada del budismo: la iluminación de Buda. La tradición indica que fue el propio Siddhartha Gautama el que fijó la forma de rendirle culto en este día: sin ofrendas de flores, incienso o luces y sí siguiendo sus enseñanzas. Mayo es también para el budismo un tiempo de enraizar y asentar la determinación de llevar una vida noble y dedicar mente y corazón al trabajo por la paz.

vesak budista

#niños #familia #comuniones #primavera2015 #primavera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *