Solsticio de Invierno: el renacer interior

El Solsticio de Invierno, la noche más larga del año y la entrada en el signo Capricornio, es un momento de culto para infinidad de tradiciones y civilizaciones. En todas está presente una idea común: descanso antes del despertar (primavera), renacer interior, la llamada al ‘nuevo’ sol y la acumulación de energía para los días fríos.

solsticio de  invierno

En Simboliza (www.simboliza.org) la ceremonia ‘Solsticios y Equinoccios’ se centra en estos momentos clave del calendario y lo hace desde la simbología vinculada a los elementos de la naturaleza: tierra (presente en la ceremonia a través de lentejas y maíz), agua (jarras y frascas), fuego (velas y cirios), aire (molinillos de viento) y éter (unión de manos).

solsticio de invierno2

El Solsticio de Invierno se asocia a la luz; luz como recordatorio de la luz interior que habita en cada ser humano y la llamada a la meditación y la búsqueda interior. Tiempo de recogimiento relacinado en Occidente con la melancólica tristeza del invierno que se compensa mediante esas fiestas de carácter familiar, de ‘pertenencia a la tribu’. Celebraciones ‘de clan’ que han contribuído a lo largo de los siglos a sobrellevar mejor la oscuridad.

En la Europa pre-cristiana, la quema en una gran hoguera de un tronco de Navidad conjuraba esa luz ansiada y establecían el vínculo comunitario. Es el origen de las luces que adornan los actuales abetos navideños.

solsticio de invierno3

El Solsticio de Invierno es, igualmente, un gran momento para focalizar desde el corazón aquellas intenciones a desarrollar durante el próximo año solar. Lo que se conciba en fecha tan señalada, indican las tradiciones, puede crecer con el Sol y dar frutos durante la próxima primavera.

solsticio de invierno4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *